PRÓXIMO VIAJE DE AUTOR 2019-03-24
LLÁMANOS AL +56-2-2215-6248
Consejos Viajeros

Una guía por los principales destinos de Croacia

Famosa por ser la ciudad que aparece en la serie The Game of Thrones, Dubrovnik es la primera parada que se suele hacer cuando se visita Croacia. Se trata de una ciudad amurallada que terminó de ser construida el siglo XVI, muy bien conservada. Por lo mismo, una de las principales atracciones es el paseo por arriba de las murallas que da toda la vuelta por la ciudad amurallada. Desde ahí se tiene una impactante vista área de Dubrovnik, con sus techos naranjos, y además adentro está lleno de catedrales y músicos que alegran el paseo.

 

El punto de entrada a la ciudad antigua de Dubrovnik es a través de la puerta Pile, construida en 1537. Ahí está la estatua de San Blaise, el patrón de la ciudad, instalado en un arco de del Renacimiento. Siguiendo el camino se llega a Placa, comúnmente conocida como Stradun, el paseo peatonal de Dubrovnik.

 

Desde la ciudad amurallada se llega a la playa Banje Beach, una playa de arena con piedras gruesas, muy parecida a las de Grecia. El mar no es caliente, pero tampoco muy frío y muy cerca de la orilla hay unas piedras enormes en donde se puede saltar hacia el mar. Es realmente un panorama ideal para pasar todo el día.

 

Ahí hay una zona pública y otra privada. En la privada, en el Banje Beach Club, se pueden arrendar reposeras por $14 euros. En la tarde, el lugar se transforma en una especie de discoteque, donde las champañas son bienvenidas adentro del mar.

 

Otra de las playas de Dubrovnik es Bellevue, a 20 minutos caminando de la ciudad amurallada. Como se llega desde arriba, la vista es espectacular. Ahí realmente se puede apreciar el mar transparente con los típicos techos de ladrillos de Dubrovnik como escenario. Se recomienda llegar temprano, porque en la tarde no llega el sol a la playa.

 

Uno de los paseos imperdibles es ver la puesta de sol desde el mirador Monte Srd. Aquí hay dos opciones (o tres, para los más aventureros) para llegar: se puede ir en funicular, en taxi o caminando.

 

Después de dos noches en Dubrovnik, el viaje por la costa Dálmata continúa hacia Hvar, el epicentro de las fiestas y por ser considerado el St. Tropez del este. Es muy popular entre el jet set que viaja en yates, porque como la accesibilidad es limitada, el traslado marítimo es la forma más fácil de conocer todas sus playas.

 

Una de las características únicas de Hvar es que se trata de una isla que tiene campos de lavanda, por lo que el olor es realmente inusual (y exquisito). Las principales atracciones son el puerto, las murallas del siglo XIII y la fortaleza.

 

Para llegar a Hvar se toma un ferry desde Dubrovnik que se demora entre 3 y 4 horas. Lo ideal es quedarse tres días enteros más uno adicional para visitar la isla de Brač. Más lujoso que Dubrovnik, Hvar está lleno de restaurantes y tiendas.

 

Entre las playas para visitar Hvar destacan Amfora beach, que se llega caminando desde el puerto. Es muy bonita, con aguas cristalinas muy tranquilas, sin ninguna corriente. Con una vegetación selvática de fondo, ahí mismo está el lujoso Amfora Hvar Gran Beach Resort justo frente al mar.

 

Bonj les bains es uno de los beach clubs más exclusivos de Hvar. Decorado con cortinas de doble altura, ofrece servicios de spa, tiene un restorán de primer nivel y existe la opción de arrendar reposeras o unas cabanas privadas. Además, organiza matrimonios impresionantes e incomparables.

 

Si se sigue caminando por la orilla se llega a Hula Hula, otro beach club que queda entre las rocas. También tiene un restorán, pero son más bien snacks que platos producidos. A Hula Hula la gente va a ver la puesta de sol. A las 10 de la noche, cuando el local se cierra, la fiesta continúa en la isla del frente: se cruza a Carpe Diem en lancha, una discoteque que queda en una isla, al aire libre, donde la música preferida de los DJ´s es la electrónica. La primera lancha de vuelta a Hvar sale a las 4 am y la última a las 7.

 

Cruzar por el día en lancha a Palmizana es otro paseo popular entre los turistas que visitan Hvar. Lo entretenido es que durante el yatch week de Croacia, esta playa es una de las paradas de los yates, por lo que está lleno de muelles y chiringuitos.

 

A la isla Brač se cruza en un ferry grande que sale del puerto de Hvar. Está más cerca de Split, pero también se puede llegar desde Hvar. Específicamente, el lugar para visitar es el municipio de Bol.  La isla Brač es famosa por la playa Zlatni Rat (Cuerno de Oro) una de las mejores del país.

 

El agua, azul turquesa, es perfecta para bucear, porque el fondo se puede ver perfecto y está lleno de peces. También es un lugar ideal para bucear, porque la forma puntuda de la playa hace que el viento sea perfecto para ese deporte.

 

Después de Hvar el viaje continúa por Split, la segunda ciudad más grande del país, solo detrás de Zagreb, la capital. Aquí es suficiente estar una noche y lo que no puede faltar en la visita es la ciudad antigua, llena de catedrales y esfinges egipcias.

Split es un importante puerto pesquero y naval del Adriático, así como un centro cultural y turístico. La ciudad antigua, declarada Patrimonio de la Humanidad, está llena de influencias romanas, ya que Diocleciano, emperador del Imperio Romano, tenía una casa de descanso cerca de Split. Ahí también está el Palacio de Diocleciano, construido por el emperador para pasar sus últimos días.

 

CONTÁCTENOS