PRÓXIMO VIAJE DE AUTOR 2018-09-25
LLÁMANOS AL +56-2-2215-6248
Destinos

Un viaje por las playas de Portugal

Aunque para los chilenos Portugal todavía sigue siendo un destino poco conocido, hay una región del país que tiene la suerte de contar con playas preciosas, pintorescas aldeas de pescadores y un clima ideal. Se trata de Algarve, una región de la costa sur de Portugal llena de acantilados y playas vírgenes.

 

Desde Lisboa, la capital, tras un viaje de cuatro horas en auto se llega a Lagos, la primera parada. Lagos es una ciudad histórica que se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Portugal por la gran cantidad de playas que tiene, la entretenida vida nocturna y un centro histórico muy bien conservado.

 

Entre las principales playas de Lagos está Praia do Camilo, con acantilados gigantes. Por lo mismo, para llegar a la orilla se tiene que ir bajando. Como las escaleras son largas y hace mucho calor, se recomienda llegar temprano, además que la playa es bastante chica. Lo increíble es que como es una playa virgen el agua es completamente transparente.

 

A cinco minutos en auto de Praia do Camilo está Doña Ana, una playa mucho más grande con reposeras. El agua también es cristaliza, pero no hay muchos peces, así que el snorkel aquí no es la principal actividad (pista: descansar y tomar sol sí lo es).

 

Ponta da Piedade, a 40 kilómetros de Lagos, es una de las playas que ofrece los mejores paisajes del Algarve. Con agua verde turquesa y un acantilado gigante, el lugar está lleno de pescadores y dar un paseo en barco por las grotas es una de las actividades que no se pueden dejar de hacer.

 

A una hora de Lagos se encuentra Sagres, un pueblo especial para hacer surf. La playa Beliche es una de las más populares y aquí hay tres bares típicos que no parecen pasar de moda: Romedario, Bosanova, Pau de Pita.

 

Lagoa, también a una hora de Lagos, es una ciudad costera de 17 kilómetros famosa por la belleza de sus playas, los complejos hoteleros y los campos de golf. Esta zona es ideal para los fanáticos de las playas, porque hay muchas (y todas preciosas) por conocer: Carvoeiro, Carvalho, Benagil, Marinha, Albandeira. Todas tienen grutas o cuevas, por lo que el escenario es realmente dramático. Hay una combinación de colores entre el mar turquesa, la vegetación verde intenso y el pueblo, lleno de casas completamente blancas.

 

A Benagil se recomienda llegar temprano por dos razones: primero, porque se arriendan kayaks solo hasta las cinco, y segundo porque como las cuevas tienen hoyos en su parte superior, vale la pena ver cómo entran los rayos de sol.

 

Carvoreiro es un antiguo pueblo de pescadores que hoy es muy popular entre los turistas que van con la familia por la gran cantidad de instalaciones que tiene, pero además porque es extremadamente pintoresco.

CONTÁCTENOS