PRÓXIMO VIAJE DE AUTOR 2018-09-25
LLÁMANOS AL +56-2-2215-6248
Arte y Cultura

La ruta del malbec argentino: el origen de la cepa

Si hiciéramos una lista por las cosas que Chile es conocido en el extranjero, indudablemente estaría el vino nacional. Pero también tenemos que ser justos, el malbec de nuestros vecinos es uno de los mejores del mundo. Pero, paradójicamente, la cepa del malbec es en realidad francesa y no argentina.

 

El malbec forma parte de las uvas côt noir, que se caracterizan por ser uvas con una gran carga colorante. Esta cepa fue introducida en Argentina por el ingeniero agrónomo francés Michel Pouget en 1868, cuando el gobernador provincial Domingo Faustino Sarmiento le insistió que llevara esas uvas desde Chile hacia Argentina. Faustino quería replicar la iniciativa chilena para potenciar la agricultura en la región. Así fue como se plantó la primera malbec en el país.

 

Hacia finales del siglo XIX, la vitivinicultura argentina creció exponencialmente con la llegada de los inmigrantes italianos y franceses, sumado a que la cepa se adaptó rápidamente al terreno mendozino. Hoy, la región de Maipú es una de las mejoras zonas para la producción del malbec. De hecho, un 87% de las plantaciones están en Mendoza.

 

Es tan importante el malbec para la economía Argentina, que el 2017 la comercialización total de los vinos varietales elaborados con malbec aumentó un 113% en comparación a los últimos 12 años. Eso significa que la producción total del país fue de un 13,3% más que el año pasado. Del total de la producción, un 62% se exportó (a Estados Unidos, Canadá, Brasil, China, Alemania y Reino Unido) y un 38% fue destinado para el consumo interno.

 

Mendoza no solo ofrece buenos vinos, sino que también es un destino que invita al relajo, a los paseos a caballo y a disfrutar de la buena comida. Tan cerca de nuestro país, es definitivamente un destino que vale la pena conocer en un fin de semana.

CONTÁCTENOS