PRÓXIMO VIAJE DE AUTOR 2018-07-11
LLÁMANOS AL +56-2-2215-6248
EUROPA

Bienvenidos a Capri, la impactante isla donde vivía el emperador Tiberio

 

Es difícil no enamorarse de Capri. Desde la época de los romanos, la isla ha sido uno de los lugares favoritos de los italianos para pasar sus vacaciones. Y, de a poco, se ha convertido también en uno de los destinos favoritos para quienes aman el lujo italiano.

No por nada Capri se transformó en la isla favorita de Jackie Kennedy, luego que la visitara junto a su nuevo marido, Aristóteles Onassis, en 1970. Ahí comían en las trattorias, visitaban a los artesanos que hacían las famosas sandalias de tiras y disfrutaban del calor durante el verano italiano. Lo cierto es que todo en la isla sigue igual: en Capri conviven los pescadores de la Marina Grande junto con las heladerías que comparten el espacio con tiendas como Dolce & Gabbana y Versace. Un destino predilecto para el jet set internacional. Y quizás esa es la principal atracción de la isla, que la simpleza y simpatía de los italianos se mezcla con la sofisticación de algunos de sus visitantes.

La mejor fecha para ir en Capri es en septiembre, ya que la temperatura no sobrepasa los 28º y la mínima llega a los 20º, lo que es muy ideal para caminar y conocer el lugar. Lo mejor es empezar en la Marina Grande, el puerto de llegada a Capri que todavía conserva una estética de típico pueblo mediterráneo. Desde ahí se sube al pueblo de Capri, ya sea en taxi o en funicular, la principal zona de la isla. Ahí están los mejores hoteles y restaurantes más lujosos de Capri, como el Capri Palace Hotel & Spa, el Gran Hotel Quisisana y el Caesar Augustus. Entre los restaurantes, se recomienda La Capannina, ubicado en la Piazzetta di Capri, la plaza principal, Da Paolino y el Buca Di Bacco Da Serafina.

Geográficamente, el territorio está dividido entre Capri y Anacapri. Esos son los dos municipios de la isla. En Anacapri está el Monte Solaro, donde se puede ver toda la península de Sorrento. Además, se encuentra la Villa San Michelle, la antigua casa del autor sueco Axel Munthe que hoy es un museo de objetos romanos y egipcios clásicos. Lejos lo más conocido de Anacapri es la gruta azul, una cueva marina que era usada como baño privado por los romanos. Hoy, se puede entrar en unos botes chicos para ver el color azul iluminado desde el interior de la gruta.

En el lado sur de la isla se encuentra la Marina Piccola, una playa que era usada por los emperadores Augusto y Tiberio para su disfrute. Este lugar aparece en La Odisea de Homero, ya que supuestamente fue el lugar donde las sirenas cantaban y sedujeron a Ulises. Hoy es una de las playas más bonitas de Capri. Otro lugar que vale la pena conocer es la Villa Jovis, un antiguo palacio romano construido por Tiberio en el año 27 d.C.

Para quienes buscan descansar en una de los balnearios más conocidos del mundo, La Fontelina es el lugar para visitar. Incluso hay un beach club con un exclusivo restaurant que tiene una vista única a los faraglioni.

Pero un viaje a Capri nunca estará completo sin probar los famosos limoncello, un licor de limón que se puede servir con vodka o hielo. Se puede comprar en La Campannina Piu, una tienda gourmet.

 

CONTÁCTENOS