PRÓXIMO VIAJE DE AUTOR 2018-07-11
LLÁMANOS AL +56-2-2215-6248
ASIA

SIGUIENDO MI TRAVESÍA POR CAMBODIA INFORMACIÓN Y TIPS SOBRE ESTE MARAVILLOSO PAÍS

El viaje de Vietnam a Cambodia es corto. No más de 1 hora. Llegamos de noche por lo que no fue mucho lo que pude ver durante el camino hasta que llegue al Raffles Grand Hotel D´Ankor, un hotel que fue alguna vez la casa de los reyes, ubicado en el corazón de Siem Reap en el antiguo barrio francés. La elegancia, el servicio y la paz que percibe en ese lugar, seguido de una exquisita comida que me tenían preparada, me dio de inmediato una señal de lo que sería mi paso por este reinado.

 

Como es de mi costumbre, me levante a primera hora a trotar. Me encontré con mucha gente ya en pie. No había deportistas sino más bien niños camino a sus colegios, personas trabajando, monjes orando en diferentes “templos” acompañado de una música muy oriental y relajante. Los niños se me acercaban con una sonrisa indescriptible, me miraban y me saludaban como que fuera de otro planeta. En general el respecto y calidez de la gente me reafirmaron en todo minuto esa sensación de paz que sentí desde el momento que llegue a Cambodia.

A modo de anécdota les cuento en Siem Reap, “perro que ladra, muerde”. Fui víctima de uno de ellos, y que me imagino solo me estaba dando la bienvenida a su país durante mi trote.

 

Al llegar de regreso al hotel me esperaba un tuk tuk, (trasporte típico) para llevarme al complejo de Angkor Wat, una obra maestra arqueológica y espiritual. Lo ideal es negociar con uno de ellos por el día o bien arrendar una bicicleta pero puede ser un poco cansador y lento sobre todo si es que el tiempo apremia.

Hay diferentes “paquetes de visitas” 1, 2 y 3 días. En mi caso por un tema de tiempo hice el circuito corto y recorrí los principales templos: Ankor Wat, donde les sugiero ir a ver el amanecer ya que el cielo a esa hora está más despejado. Bayon, templo de 3 pisos al que subí para ver las caras que aparecen en la película Tom Rider y por ultimo Ta Prohm, un templo impresionante que ha sido devorado por la naturaleza, otro de los escenarios más conocidos de Tom Rider. Angkor Thom lo recorrí en elefante. No se lo pierdan. Si tienen más tiempo que yo, les recomiendo que vayan a ver Banteay Srei, Preah Khan y Baphuon que son los otros templos más importantes. Ojo con la vestimenta.

 

Agotado llegue al hotel, descanse un rato y salí a conocer a caminar de noche. Comí en un restorán del centro, no recuerdo su nombre, pero la comida fantástica y barata. El mercado nocturno es genial, venden absolutamente de todo. Regatear es un deber. TODO vale al menos un 50% menos de lo que te cobran, sino, estas negociando mal.

Caminando por las calles cercanas al mercado nocturno me encontré de repente con un gran letrero de neon en el que sale “PUB Street”, de verdad, quede impactado. Todo lo que viste de dia tranquilo y sin vida, se llena de luces de neon y se transforma en una locura al puro estilo Mardi Gras pero sin topless. Una calle llena de gente, bares de todo tipo, discoteques…mercados, etc. Entrando en uno de ellos me ofrecieron un “basket” de vodka el que no pude resistir. No podía creer cuando me traen un balde de litro, lleno de Cranberry Vodka, hielo y con 6 bombillas…que pena que estaba solo. La vida nocturna parte temprano y no termina demasiado tarde. En este mismo lugar puedes encontrar en las calles miles de lugares en lo que se ofrecen diferentes tipos de masajes y muy baratos. Me hice uno en los pies de 20 minutos por USD 1, una delicia. Si eres más avezado y quieres probar algo distinto, por USD 5 dólares puedes meter tus pies por 20 minutos en un acuario con peces que se comen las células muertas. Yo lo quise hacer ya que nunca supe cómo ni cuándo cambian el agua, así que preferí solo ser espectador.

CONTÁCTENOS